Muchos,  tras la crisis provocada por las hipotecas subprime en 2008, criticamos no faltos de razón, la falta de movilidad de la banca al respecto de sus propias malas decisiones. Así, las medidas anticrisis se centraron básicamente en aumentar las condiciones para la concesión de una hipoteca, es decir, castigando al usuario por una situación provocada por ellos mismos.

Ante esta falta de dinamismo en el mercado hipotecario, sorprende, diez años después medidas recientes como la creación de hipotecas verde. ¿en qué consisten?

 

Las hipotecas verdes: reflejo de una ideología social

 

La preocupación por el medio ambiente llegó al mercado hipotecario. Las llamadas hipotecas verdes están diseñadas con la tecnología necesaria para el uso eficiente de los recursos y así garantizar su existencia para las generaciones futuras.

Así lo definió Infonavit en México. Este tipo de construcciones “incorporan medidas de diseño bioclimático”, que muy pronto pasarán de ver voluntarias a obligatorias, no solo para el rubro de la construcción.

Beatriz García, gerente de Vivienda y Construcción sostenible de Triodos Bank en España, explica que las hipotecas verdes “son aquellas que favorecen la compra de inmuebles que son energéticamente eficientes o la reforma de pisos para que lo sean. Su funcionamiento es sencillo: promover con un interés menor en la medida que la eficiencia energética de la vivienda sea mayor”.

Su conocimiento se debe a que Triodos Bank fue la entidad financiera pionera en esta modalidad desde 2013, con el lanzamiento de la Ecohipoteca.  Denominada como la primera hipoteca verde, tiene como finalidad disminuir las emanaciones de carbono de la Unión Europea, relacionando la calificación energética del inmueble con el pago de su hipoteca. Mientras más eficiente, menos paga el comprador.

Con respecto al Viejo Continente, recientemente la Comisión Europea desarrolló el “Plan sobre Hipotecas Energéticamente Eficientes en Europa (EeMAP)” con la colaboración de entidades financieras y grupos del rubro inmobiliario.

Su libro blanco fija todo un cúmulo de las recomendaciones que garanticen que los préstamos hipotecarios respaldarán las medidas y consideraciones sobre clima y la energía de la UE, además de apoyar en la adecuación de las edificaciones que no cumplen con estas políticas. En estándares para las hipotecas, bancos e indicadores se basan sus preceptos.

La importancia de estar preparados y familiarizados con esta vertiente radica en que a finales de 2020 los edificios, tanto residenciales como públicos, deben contar con un consumo casi nulo de energía, siguiendo los lineamientos impuestos por la UE. Sin dejar de lado la preocupación constante por el medio ambiente y el cambio climático, tema que cada vez cobra mayor auge.

 

Beneficios de las viviendas sujetas a una hipotecas verdes

 

En tiempos en los que el sentido de ahorro es una constante en el núcleo familiar, una vivienda de este tipo trae consigo el uso eficiente del agua, una reducción en el consumo eléctrico y de gas, menores gastos de transporte y comodidad, entre otros aspectos.

La iniciativa también destaca el poder restaurar viviendas, haciendo conscientes a todos los involucrados en el sector de la construcción. Al respecto, Cátia Alves, al frente del proyecto de hipotecas verdes de la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI), dice que su misión es apoyar la rehabilitación del actual parque inmobiliario.

Enseñarle a los ciudadanos que no se trata de un capricho ni de un gasto superfluo, sino de una inversión en el tiempo se desprende también como una meta de este proyecto.

En España, la implementación de estas medidas debe acelerarse. El parque de inmuebles antiguo es importante y según lo calculado por el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), se debe empezar con la rehabilitación de unos 12,7 millones de viviendas para convertirlas en sostenibles.

Otras de las tareas pendientes de los que llevan adelante esta estrategia es un cambio de mentalidad, en la cual quede de manifiesto que este tipo de domicilio no serán solo para un grupo reducido, ni representan una inversión mucho mayor, sino que se trata de una medida que todos debemos implementar en pro del futuro de la humanidad, accesible para todos.

Educación y concientización van de la mano de las hipotecas verdes, una acometida que en Europa inicia el sector financiero en búsqueda de cumplir un rol protagónico en el cambio climático.

 

¿Conoces las hipotecas verdes? Un ejemplo de movilidad bancaria
Rate this post