depósitos bancarios

Imagen: Pixabay

Cuando se comienza a invertir en bolsa, en opciones y futuros, o en cualquier otro producto de los que ahora están más en boga, hay que decidir muchas cosas.

Una de ellas es el plazo al que vamos a trabajar. Hay inversores a los que les gusta mover constantemente su dinero y hacer operaciones rápidas, incluso de horas, comprando por la mañana y vendiendo en la misma mañana. Por otro lado, tendríamos al inversor completamente distinto, el que quiere dejar su dinero en un producto que de aquí a varios años le ofrezca una rentabilidad acorde a sus exigencias sin tener que estar constantemente al tanto de qué ocurre. Ambos tienen su sitio en 1000Extra.

¿Cuál de los dos es mejor?

Ninguno. No hay una varita mágica que nos diga si es mejor el trading o ser conservador. Básicamente porque lo importante es maximizar la rentabilidad minimizando el riesgo, y cualquiera de los dos perfiles puede cumplirlo a la perfección sin cambiar un ápice su modus operandi.

También hay que tener en cuenta que la posición ideal es la de la teoría de Markowitz, famoso economista del siglo pasado. Su teoría nos enseña que lo importante es tener diversificada nuestra cartera, de tal manera que las subidas y bajadas de los distintos productos, así como su exposición media al riesgo, arroje a final de ejercicio una rentabilidad media acorde a lo que buscamos.

Por eso conviene, independientemente de los plazos de nuestros productos, fijarnos unas expectativas anuales. Si diseñamos un plan de ahorro a un año vista, que luego se vaya renovando, podremos tener control de nuestra cartera y así tomar decisiones.

Lo primero para trabajar así es definir correctamente nuestro perfil de riesgo: saber en qué productos vamos a estar cómodos y en cuáles no. De esto depende que, una vez que invirtamos, podamos estar tranquilos o la volatilidad haga que vayamos a estar sufriendo constantemente.

Desde este punto de vista, un conservador tendrá limitados los productos en que invertir: en el plan anual, puede optar por invertir en valores de bolsa consolidados y que repartan dividendos cada año de buenos porcentajes. También tiene a su disposición las letras y bonos del estado.

Tradicionalmente son los productos más seguros del mercado. ¿Por qué? Porque el garante de las operaciones son las administraciones públicas, y a priori no deberían de tener problemas para devolver el dinero llegado vencimiento. Las rentabilidades que dan anualmente no son muy elevadas comparadas con productos en cotización, pero sí son positivas y sin problemáticas para el inversor.

Productos disponibles para perfiles de riesgo

Dentro de ese horizonte temporal de un año se puede optar por gran variedad de productos: desde la citada bolsa, en operaciones cortas hasta las criptomonedas como el bitcoin, pasando por las opciones y futuros o el famoso mercado de capitales.

En cualquiera de ellos tendremos que estar al tanto de las tendencias, para poder conseguir maximizar nuestra rentabilidad y acabar el ejercicio en positivo.

Cómo diseñar un plan de ahorro eficaz a un año vista
Rate this post