Cuando uno habla de créditos a menudo las personas se ponen a la defensiva o piensan inmediatamente que ellos no necesitan contratar ningún préstamo, sin embargo la mayoría de las veces dichas personas tienen un proyecto a largo plazo pero les falta capital, es decir, ese empujón para hacerlo realidad, y dejando pasar el tiempo dicho proyecto se acaba diluyendo y termina en nada. ¿Qué queremos decir con esto? Lo primero que es importante tener proyectos en tu vida y lo siguiente que no hay que pensar en los créditos solo se deben de usar en caso de que tengas una grave emergencia que no puedas hacer frente.

Intereses vs Tiempo para elegir un crédito

Ya quieras iniciar un proyecto como tener una ayuda para final de mes, la parte más difícil por nuestra experiencia propia como imaginamos que la de muchos aquí es la de encontrar una entidad financiera que te ofrezca los intereses más bajos al tiempo que es flexible para que no tengas que estar muchos días haciendo papeleo y encajes en el perfil sin tener que tener una nómina fija de mil euros. ¿Pero en que debemos basarnos a la hora de buscar el crédito que mejor se ajusta a nuestras necesidades?  Eso es lo que vamos a tratar y te vamos a poner tres supuestos distintos según las prioridades que necesites para que así sigas el modelo que te proponemos.

  1. Tengo tiempo, cumplo todos los requisitos pero quiero que el crédito tenga los mínimos intereses posibles: Aquí se puede haya por ejemplo la persona que quiera tener una iniciativa propia como hacer una reforma en su casa o mejorar su coche, es decir, personas que no tienen una preocupación inminente y puede esperar semanas para que el banco le dé el visto bueno a su empresa personal. Dentro de estos parámetros hemos encontrado que los bancos por lo general ofrecen las condiciones más razonables  pero aún así son las más exigentes a la hora del cobro de pagos así como los requisitos que te piden para poder optar a tener un préstamo. ¿Cuáles son esos requisitos? Por ejemplo necesitarás presentar al menos las cuatro nóminas de tu trabajo, que deberá de ser indefinido para que vean que tienes una estabilidad económica fija. Segundo no puedes estar dentro de la lista de ASNEF, que es la lista de morosos que funciona a nivel internacional sin importar si has tenido un impago en otra empresa de otro sector diferente, lo cual estas dos clausuras cierran la puerta a muchas personas que tengan más o menos necesidad. ¿Qué ofrecen a cambio? Para empezar es una vía segura, y su porcentaje de TAE suelen ser bastante razonables y bajos dentro del mercado de préstamos, más asumiendo que eres cliente desde hace tiempo. Por lo tanto esta opción es  buena pero solo para el tipo de público que hemos descrito más arriba.
  2. No me importan los intereses, cumplo los requisitos pero no tengo tiempo: Este es el caso más común que nos vamos a encontrar ya que según la estadística es lógico que la mayor parte de la población que quiere recurrir a un préstamo sea gente con necesidades inmediatas, sin embargo la falta de tiempo es un tema puntiagudo para muchos. ¿Te van a embargar la casa y necesitas conseguir una fuente de ingresos inmediata para pararlo? ¿No tienes como pagar tus impuestos y te enfrentas a una multa considerable que haría tu situación insostenible? Entonces los bancos no son una opción, no solo por el proceso si no porque en el momento que investiguen un poco o les cuentes tu situación enseguida te cerrarán las puertas o cambiarán los términos del contrato para subirte los intereses. En los últimos años otro tipo de entidades que ofrecen los mismos servicios han surgido en el país, los llamados microcréditos como los que ofrece entidades como Creditea como modelo de este concepto es el hecho de que ofrece algo nunca visto en la historia, una plataforma oficial en el que puedes solicitar tu formulario para solicitar tu crédito de entre mil euros hasta cinco mil y lo podrás recibir en el mismo día que lo solicitas. Esto es básicamente la panacea para aquellas personas que quieren salvaguardarse de una emergencia inminente, lo único desfavorable es que los intereses son por lo general más exigentes que los bancos pero acabas ganando en tiempo y en flexibilidad. La mayoría de estas empresas al ser pequeñas quieren mantener a sus clientes todo lo posible y más importante, no quieren que haya ningún caso de impagos por lo que no tendrán problemas en concederte una prórroga si la necesitas.
  3. Tengo tiempo, no me importan los intereses. ¿Pero que hago si ya estoy en la lista de ASNEF? Si ya te han marcado dentro de la lista de morosidad por que no has podido hacer frente a algún pago alguna vez en tu vida entonces también podrás llegar a contratarlo en alguna de estas empresas de microcréditos que hemos propuesto en el punto dos.

Pedir un crédito es algo muy lícito que puede ayudar a muchas personas a sacarlas del apuro económica y ya seas de los dos casos principales que hemos expuesto aquí en ningún momento tienes que sentir temor a pedirlo. Te recomendamos además que explores videos como el que te dejamos aquí para que conozcas más acerca de que son los microcréditos y por qué están sustituyendo a los bancos en esta materia.

Intereses vs Tiempo. ¿Qué debemos valorar más a la hora de elegir un crédito?
5 (100%) 1 vote