Continua el debate sobre los presupuestos en un «tira y afloja» donde el máximo protagonismo se concentra en la perspectiva de los partidos independentistas, quienes parecen tener la llave para asegurar la viabilidad del gobierno socialista. Todo ello a pesar de que tras la presentación de los Presupuestos Generales 2019, se conoció un notable aumento de 66% para Cataluña, incluyéndose en los incrementos de mayor peso en los gastos públicos de este año. ¿Cómo sería la inversión en Cataluña 2019 de aprobarse las cuentas que dependen de ellos mismos?

La inversión en Cataluña 2019 con el supuesto de la aprobación de los presupuestos

Con los presupuestos del Gobierno Socialista planteados aprobados, la comunidad española ostentaría el 18,5% de las inversiones reales. Un dato significativo, ya que durante el gobierno de Mariano Rajoy, a lo que solo hay que remontarse un par de meses en 2018, era el 13,3 su asignación. Esto se traduce en 66% de incremento al pasar de recibir 1.349,59 millones de euros a 2.051,38.

Presupuestos basados en el Estatuto de Autonomía catalán

El Estatuto de Autonomía de Cataluña reúne un compendio de normas que regulan la voluntad del gobierno de esta comunidad. En su disposición adicional tercera, el documento señala que su inversión debe equivaler al peso de su PIB, calculado en un 18 por ciento, que el Ejecutivo quedó en cumplir.

No obstante, la cifra anunciada en los Presupuestos no alcanza tal dato, sin embargo se prevé la entrega de 200 millones de euros adicionales como una especie de compensación del incumplimiento de la mencionada disposición.

Con la adición de esta nueva cantidad sí se alcanzaría el 18,5, aunque los datos correspondientes al año pasado revelan que el PIB llegó hasta 19,2%, por lo que aún sigue estando por debajo de lo convenido.

Este pago proviene de la sentencia del Tribunal Supremo del año 2017, donde salió favorecida la Generalitat (el sistema político de la comunidad autónoma) en su reclamo por 759 millones, correspondiente al ejercicio pasado. En ese entonces, una comisión mixta discutió el endeudamiento a nivel de infraestructura del área, resultando favorecido en sus planteamientos.

Posterior a la reunión entre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y  el vicepresidente catalán, Pere Aragonés, se fijó el pago de esta deuda en cuatro años. La primera cancelación correspondía a esta fecha y se incluyó como abono.

En la junta también se pactó la bonificación de otros 150 millones de euros para Mossos d’Esquadra, con el objetivo de sumar más personal a este cuerpo de seguridad. El gobierno de Rajoy acordó la suma de 700 millones para tal fin y el pago a efectuarse constituirá la primera parte.

Comparativa con los presupuestos para otras comunidades autónomas

El caso de Cataluña motivó a otras regiones como Andalucía y Valencia a exigir mayor inversión presupuestaria, basados en sus Estatutos de Autonomía. En ambos casos el Estado está debe cumplir con una inversión en función al volumen de su población.

La comunidad, además de ser la gran triunfadora del Presupuesto 2019 se adiciona otra ventaja en lo concerniente a sus deudas adquiridas, debido a que podrán recibir nuevas facilidades del Estado en fondos de financiación para extender los plazos de devolución, estimado en 50 mil millones.

Cataluña  supera así a Andalucía, con 2.132 millones y su presupuesto supone casi el doble de lo designado a la Comunidad de Madrid con 1.249 millones. Por debajo se mantienen la Comunidad Valenciana con 1.189 millones, la de Castilla y León con 1.094 millones y el País Vasco con 469 millones.

La inversión de Cataluña en 2019

Con este guiño a las economías de las autonomías, sobre todo en el caso catalán, con 700 millones más de ingresos que el año pasado, la priorización de las inversiones en la comunidad es la nueva tarea.

Según lo expuesto por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, “la mayoría de esas inversiones irán para cercanías y el ferrocarril convencional”. Una acción que favorece a comunidades como Madrid y Extremadura.

Desde el año 2011, la comunidad no contaba con un presupuesto tan elevado que equivale a unos 270 euros por cada mil habitantes. Ahora, con esta nueva asignación buscará resarcir en parte el déficit en materia de infraestructura que experimenta esta zona.

¿Qué sucedería sin una aprobación de los nuevos presupuestos por parte de Cataluña?

Sin el decisivo apoyo de PdeCAT y ERC a los presupuestos de Sánchez, el paquete de financiación quedaría sin la mayoría necesaria para que saliera adelante, teniéndose que prorrogar los existentes hasta ahora y que sitúan la inversión en Cataluña en el 14%.

Por tanto, la primera consecuencia notable de un no a los presupuestos para los catalanes sería dejar «en el aire», 700 millones que no tendrían visas de repetirse en el caso de que se convocaran elecciones. Algo probable de suceder si el actual ejecutivo no consigue sacar adelante sus propias cuentas.

Por otra parte, se desacelería la efectividad de las devoluciones ya pactadas, fueran del anterior ejecutivo popular como del actual, al depender esas devoluciones de lo presupuestado.

Todo ello se traduce en una incertidumbre constante en un mercado, el catalán, cuyo desafío independentista en términos económicos, le está pasando factura.

Inversión en Cataluña 2019: predicciones para la autonomía «díscola»
Rate this post