Contrario a las aspiraciones de los dueños del mercado de teléfonos inteligentes del mundo, su porcentaje de ventas no fue el esperado durante la época más fructífera del año, el último trimestre de 2018.

En el caso de Apple, la noticia sorprendió a sus inversionistas y al mercado bursátil, y la respuesta fue una baja de sus acciones del 10%.

Aunque los números finales aún no han sido publicados, los expertos vaticinan un descenso del 5% comparado con su rendimiento de 2017 durante el mismo período de tiempo, lo que se traduce en el primer descenso trimestral desde el pasado 2016.

Al respeto, Tim Cook, director ejecutivo de la empresa de la manzana, estimó que el ingreso ronda los US$84.000 millones, contrastando con los  US$89.000 millones previstos para el cierre.

El caso de Samsung no es diferente. La compañía rival de Apple dio a conocer un descenso de sus ventas del 10% entre los meses de octubre, noviembre y diciembre.

 

¿A qué se debe la caída de la inversión en Samsung y Apple?

 

Los representantes de Samsung se lo atañen a las complicaciones del mercado para los teléfonos de chips de memoria, y se muestran entusiastas con respeto al primer trimestre de 2019.

Sin embargo, los expertos vaticinan que la caída continuará y su negativo análisis está basado en la desaceleración de la economía china, que perjudica la demanda del mercado de telefonía.

Samsung expresó mediante un comunicado que su beneficio operativo se calculaba en unos US$9.670 millones de octubre a diciembre, y eso representan un 29% menos que en la misma fecha de hace dos años.

 

China en el punto de mira de las inversiones en empresas occidentales

 

Apple también señaló a China como el culpable de sus números bajos. Argumentaron que aunque se habían preparado para los embates de la economía “no supimos prever la magnitud de la desaceleración económica”, especialmente de ese país, según un comunicado enviado a sus inversores, por primera vez en más de una década.

Cook también hizo hincapié en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y el gigante asiático como otra de las causas del descenso, argumentando que tales situaciones debilitaron la confianza de los compradores chinos, que se han decantado por adquirir marcas nacionales como Huawei y Oppo.

Samsung venía de experimentar ganancias récord en el tercer trimestre de 2018, pero el gigante de la electrónica de Corea del Sur y la empresa de Cupertino también observaron el crecimiento de Huawei al convertirse en una feroz competencia, especialmente en el rubro de los teléfonos de quinta generación, 5G.

No obstante, una campaña negativa empaña el desenvolvimiento de esta última empresa, señalada por EUA como «un caballo de Troya que Pekín pretende introducir en las telecomunicaciones occidentales», una tesis que aún está por comprobarse, y que mantiene a los dos mayores fabricantes de celulares en expectativa.

Inversión en Samsung y Apple: consecuencias de la reciente caída de sus ingresos
5 (100%) 1 vote