Cuando hablamos del uso de monedas para pagar bienes y servicios, podríamos remontarnos hasta los primeros asentamientos humanos; ya que, con el sedentarismo nació la obligatoriedad de fijar un patrón. Actualmente cada país tiene un sistema monetario particular, aunque vinculado con el resto. De ese modo, se establecen relaciones comerciales a partir de la tasa de cambio especificada por los bancos centrales.

Esto no es lo único que define el valor del dinero. Éste viene fijado, principalmente, por la confianza existente en que los países cumplirán sus compromisos de pago, respetando los documentos y papeles de tipo mercantil que emiten.

Las relaciones internacionales siempre han dependido de los intercambios gubernamentales y de sus políticas internas; pero, con el fenómeno de la globalización surgen corporaciones mundiales con sus propias directrices. Estas representan un contrapeso a las estrategias establecidas por las naciones, que se encuentran limitadas a un área geográfica.

Por su parte, la interacción entre individuos a nivel internacional, resultado de la popularización de las nuevas tecnologías, ha producido una importante variación en el orden mundial. Así, nacen intercambios económicos de otras dimensiones.

Las negociaciones se dan en un terreno virtual y participan personas localizadas en distintos lugares del planeta, lo que genera la necesidad de un nuevo Ícono de representación económica: las criptomonedas. Ya tienen años activas, de manera más o menos restringida; no obstante, se hacen esfuerzos para convertirlas en una forma de pago reconocida y extendida.

Bitcoin, Ethereun, Litecoin, Monero serían algunos pocos nombres. En la actualidad se realizan grandes inversiones para desarrollar este novedoso sistema financiero, trabajando simultáneamente en el establecimiento de nexos que lo integren a las recientes sociedades globales.

¿Tiene sentido invertir en criptomonedas? Lo tiene, aunque el sistema todavía esté desarrollándose. En el camino a la madurez muchos inversores incrementarán sus capitales y otros no. Sin embargo, las mismas constituyen una entidad que llegó para quedarse, que relaciona a los ciudadanos del mundo y permite crear negocios que superan las fronteras geográficas.

Monedas virtuales rentables en 2018
5 (100%) 1 vote