Los ciclos económicos se suceden y los periodos de bonanza no son eternos. Por eso, quien más o quien menos tiene claro que la economía, cada cierto tiempo, entra en recesión. La duda que se plantea es si esta próxima recesión está cercana en el tiempo o aún quedan al menos un par de años en los que navegaremos con el viento a favor. ¿Podemos prever que una crisis económica esté cercana?

El escenario ante una nueva crisis inminente en España

El problema, en el caso de España, es que nuestro país salió de la anterior crísis con bastante retraso en relación a los Estados Unidos, y el ciclo expansivo de la economía de este país parece estar llegando claramente a su etapa final.

Así, de la salvaje crisis que sacudió a todo el mundo a partir de 2008, aún quedaban efectos en el territorio español hasta bien entrado el 2014, estableciéndose la fecha de la salida de la crisis apenas inaugurado 2015. Este panorama nos deja con apenas 3 años de crecimiento, que además, se ha visto refrenado en el último año debido a las circunstancias del conflicto catalán y, en menor aunque también notable medida, el Brexit inglés.

Como resultado, es muy posible que España se vea involucrada en una nueva recesión global sin haber tenido apenas tiempo de experimentar una recuperación sostenida en el tiempo.

¿Tiene fecha y detonante la próxima crisis?

Lo que ya no queda tan claro es ni el cuando ni el porqué de la próxima crisis. Hay quien vaticina que será provocada por la incapacidad de los países emergentes de hacer frente al pago de su deuda,  otros al cese de estímulos por parte del BCE y no faltan los que achacan el estallido a una hipotética guerra comercial entre Estados Unidos y China que sacudiría todo el planeta.

Sin embargo, los más optimistas también esgrimen sus argumentos para tranquilizar a la población.

A pesar del convencimiento casi generalizado de que una nueva crisis se avecina, hay que recordar que los economistas no son precisamente los mejores a la hora de anticipar escenarios. Se dice que sólo 5 de cada 9 crisis anticipadas se llegan a convertir en reales, y en otros casos, como en el de la crísis inmobiliaria del 2007, la mayoría de estos especialistas fueron incapaces de anticiparla.

Por lo tanto, aunque sabemos que la crísis llegará en algún momento, no necesariamente tiene porque ocurrir en un futuro inminente.

 

¿Estamos ante una nueva crisis inminente?
Rate this post